Además de esta acusación, en abril pasado fue vinculado por segunda vez, ahora por los delitos de tortura, desaparición forzada y coalición de servidores públicos.

Los tres cargos también en relación al caso Ayotzinapa, pero en particular por presuntamente permitir la tortura y desaparición forzada de Felipe Rodríguez Salgado “El Cepillo”, quien originalmente fue señalado de formar parte de Guerreros Unidos, grupo al que se le adjudicó la privación de los normalistas, pero que hoy está absuelto.